Vinos que vienen a salvar al mundo

 

Dejemos claros los conceptos

Cada vez se habla más de vinos ecológicos, biodinámicos y naturales pero, realmente podemos hablar de ¿vinos ecológicos? o ¿vinos biodinámicos? que parece que sean vinos con poderes tipo “súper héroes”, es un pájaro, es un avión… no! es el vino biodinámico que viene a salvarnos de los villanos químicos! Y qué decir de los vinos ecológicos, con eso nos están diciendo que el vino, es decir, el líquido que hay dentro de la botella ¿no tiene ningún añadido químico o artificial? ¿existen realmente los vinos ecológicos o biodinámicos? No digo nada sobre el vino natural, porque por defecto y por lo que la gran mayoría de la gente cree, el vino es per se: “natural” pero entonces… ¿por qué nos empeñamos en definir un estilo de vino como natural?!

Vamos por partes para no liar más a los profesionales, aficionados y al consumidor en general ¡vamos a saber de una vez qué bebemos!

El vino, ya sea tinto, blanco o espumoso, procede de la uva, es por eso que debemos hablar en primer lugar de la viticultura (para saber más de viticultura haz clic aquí)

A grandes rasgos y por lo que he aprendido sobre todo hablando con viticultores, podríamos diferenciar la viticultura en 3 grupos:

  1. convencional
  2. ecológica / biodinámica
  3. salvaje
  1. Viticultura convencional

Es la que permite buscar productividad y calidad mediante trabajos mecánicos, aportaciones agro-químicas y biotecnológicas, estudiadas desde no hace más de 1 siglo, que no es poco tiempo, pero que no debemos confundir con “lo que se ha hecho siempre en la viña” porque desde el ataque de la filoxera durante la 2ª mitad del s.XIX, se ha modificado radicalmente la viticultura y la industria química, con sus hallazgos, ha influenciado en el viticultor.

Vamos a ponernos en situación y para eso os contaré una historia:

me imagino siendo un “pagès” en los años 60 del s.XX (porque la “pagesa” estaría amasando el pan, preparando el fuego, recogiendo la casa, cuidando a la prole,  lavando la ropa en los lavaderos de piedra del pueblo, dando de comer a los animales, haciendo conservas… así que me cambio de sexo para mi historia)

pages 001Me sitúo deslomado entre el trabajo del huerto, los frutales y la viña; de repente aparece un tipo instruido y culto que me convence para utilizar sus productos químicos con los que podré matar esas hierbas tan molestas y con otro, podré matar esos insectos tan feos que atacan mis viñas y me dice que sólo con unos pocos tratamientos al año, pero metódicos, puedo ahorrarme mano de obra y tiempo en el trabajo en la viña. A la mula también puedo retirarla porque tengo un tractor de 3 toneladas con el que hacer los trabajos en el campo y las vendimias mecánicas sin necesidad de seleccionar la uva, todo esto me ahorrará mano de obra. En fin, un chollo!

Y así es, los primeros años que he aplicado los sistémicos, previamente protegido con guantes y mascarilla, la viña está preciosa, sin hierbas, sin bichos, sin enfermedades, pero a partir del tercer año empieza a perder su brillo, su vida se va apagando. Entonces decido hablar con ese tipo tan listo e instruido y me dice que lo que pasa es que la tierra está pobre de nutrientes, pero me da la solución definitiva y me vende abonos químicos para compensar las deficiencias de nutrientes del suelo de mi viña.pages 2 001

 

Y allí estoy yo, observando mi viña viva, gracias a que la tengo totalmente drogada, porque yo en mi viña hago lo que quiero, sin tener en cuenta que en realidad, la tierra no es mía, es de todos los que la han trabajado y la trabajarán en años futuros y que el agua arrastrará y la tierra filtrará hasta otras tierras y otras aguas, mis aportaciones químicas ¿para qué? para estar enganchado de por vida a las empresas químicas.

Pero bueno, yo a lo mío, que los problemas que no pueda solucionar en la viña, los rectificaré y solucionaré en la bodega gracias al sulfuroso, a las levaduras que me vendan esos instruidos, a corregir la acidez, añadir taninos, modificar el color, incluso añadir virutas de madera para dar olor y sabor de crianza, total, puedo hacer un montón de cosas y no estoy obligado a indicarlo en la etiqueta! otro chollo! (si quieres saber más sobre prácticas enológicas haz clic aquí)

Por suerte, me considero una persona inteligente, que aprendo de lo que veo y como tal, tengo la capacidad de rectificar… “to be continued”

Dibujos de Marcos Isamat

Leave a Reply