Cuando es la viña quien te encuentra

     Hace muchos años que paso temporadas de verano en Menorca, he vivido mi infancia, mi adolescencia, mi primer beso, mi primera discoteca, mis escapadas románticas… en fin, que es inevitable que le tenga un especial cariño a ésta maravillosa isla del Mediterráneo que ahora disfruto desde mi supuesta madurez y con la vista puesta en cualquier cepa que aparezca por detrás de los muros de piedra.

   En ésta última escapada me empeñé en encontrar viña vieja. Pregunté a profesionales y a restauradores y me dijeron que todos los viñedos de la isla murieron con el ataque de la filoxera y que lo que hay, es de nueva plantación con las variedades foráneas más reconocidas. Pero yo soy más de verlo con mis propios ojos y seguía empeñada en que alguien tenía que tener viña vieja post filoxérica, algún payes tuvo que plantar uva y hacer vino para autoconsumo, me negaba a creer que sólo existían viñedos nuevos pensados para la producción de vinos comerciales y con poca expresión de territorio.

CM1

Probablemente las viñas más viejas de Manorca

    Una noche, volviendo de ver el atardecer en la playa de Cavallería, se nos aparecieron iluminadas por los faros del coche unas hojas verdes espectaculares “¡frena! grité, ¡es una viña!”. Paramos frente al muro y justo apareció el payés vecino que se iba ya a casa a descansar; le preguntamos de quién eran esas viñas tan bonitas, salvajes, plantadas en vaso (poco común en la isla) y nos envió al restaurante Ca N’Agadet de Mercadal a preguntar por Crispín, propietario del restaurante y de las viñas.

Crispín es de esas personas que hay que conocer, es un hombre culto, apasionado, viajado, libre, rural, coleccionista de monedas antiguas, ratón de biblioteca, descubridor de manuscritos o como él mismo dice, “los manuscritos me encontraron a mi”, viticultor, camarero, prescriptor e impulsor de la denominación Vino de la Tierra de Menorca, entre otras muchas cosas.

CM2

Crispín Mariano, en la finca de Bodegas Menorquinas en Es Mercadal

Tiene 6 cepas viejas de más de 80 años que plantó su padre, uva de mesa Calop autóctona de la isla, con la que difícilmente se podría hacer vino, pero… ¡las encontré! hay viña vieja en Menorca, ya podía quedarme tranquila.

    En la actualidad, Crispín tiene 5 has de viña de unos 25 años plantada con Merlot, Cabernet, Macabeo, Parellada y algunas más que tampoco se preocupa en especificar. Trabaja el viñedo en ecológico, una parte está plantada en vaso y otra guiada en guyot simple, produce unas 18.000 botellas bajo el nombre de Ferrer de MuntpalauDe la viña vieja de Calop, como es lógico, no produce nada, las tiene asalvajadas en el huerto y da gusto verlas.

CM3

Documento que certifica la propiedad de Mariano, del primer vino embotellado como Vino de la Tierra de Menorca

  En cuanto al vino de Menorca, mi reflexión es la siguiente, es difícil marcar el “terrior” cuando nadie sabe realmente como interpretarlo de la manera más auténtica, es una tierra de viñedo nuevo, no hay un estilo de vino que identifique la realidad de un paisaje, no hay históricos, pero queda mucho por hacer y por aprender y yo no me lo pienso perder.

¡Salud y siempre, vinos compartidos!

Leave a Reply